Translate

sábado, 23 de noviembre de 2013

Visita al Museo Diocesano de Arte Sacro, Las Palmas de Gran Canaria


(La Dolorosa, foto propia, Catedral de Santa Ana)
El pasado 20 de noviembre, tuve el enorme placer de asistir a una visita guiada al museo diocesano de arte sacro y a la Catedral de Santa Ana- Las Palmas de G.C.-, de la mano de María de los Reyes Hernández Socorro, Catedrática de Historia del Arte de la Universidad de la misma ciudad.


La visita, tan enriquecedora como siempre, nos permitió conocer a con detalles, el fondo museístico de ambos edificios.
La parte de la visita más arquitectónica, la colgaré en mi otro blog oficial que recomiendo visitar, ya que se trata de algo diferente, pero aquí me centraré en las tallas y las pinturas.

Las tallas fueron espectaculares, todas en habitaciones solo para ellas, aunque algunas demasiado embutidas en el habitáculo, sin apenas espacio entre ellas y el metacrilato. Muchas de estas figuras, son del siglo XVI, (Las más fotografiadas por mí), aunque también habían tallas del siglo XVII-XVIII y XIX.


En la imagen de abajo, intenté reflejar la obra de la mano de José Luján Pérez, un artista muy estudiado y admirado tanto en las islas como fuera de ellas.

(Fotos propias, tallas de Luján Pérez) 

Debo poner una coma en esta exposición, para mostrar el detalle de ésta última foto de arriba.
Se trata de Cristo portando la cruz, como vemos, resaltando las vestimentas de época de las figuras, incluso algunas han sido revestidas nuevas, salvo la figura del Cristo, que me acerqué para mostrarles en detalle, de las roídas telas que conserva aun la figura en cuestión como vemos aquí abajo.

(Detalle de las telas de la época de realización de la pieza, foto propia)

(Detalle de las tallas, foto propia)



Esta talla especialmente reseñada aquí abajo, es la primera imagen de la “Virgen del Pino de Terore”, aquella que, supuestamente, aparece en el pino de Teror, en el siglo XV.
(Nuestra Señora del Pino primitiva, foto propia, museo diocesano de Arte Sacro)

Muchas de las pinturas eran grandes lienzos, tipo cortesanos, obispos que llenaban todos los ángulos del lienzo, algunos más llamativos que otros.
El particular patrio de los naranjos, separa la Catedral con el museo diocesano de Arte Sacro. Una vista estupenda, gracias también a ese cielo azul que nos acompañó durante la visita. 
El patio de los naranjos tiene una estructura típica, y realizada con madera de pino canario (conservadas desde su construcción), y en sus galerías se aprecia los balcones en madera de pino también, algunos restaurados, pero perfectamente conservados.



Las pinturas son  las que nos acompañaron durante un tramo del museo de Arte sacro, aunque también, las hemos encontrado en las diferentes capillas de la Catedral Santa Ana. Muchas han podido ser restauradas, otras, por su gran envergadura y su alto coste, no han podido ser tratadas como merecían, teniendo en cuenta sus siglos de historia.
Pese a las obispales de las que comenté anteriormente, también destacamos pinturas sacras, entre las cuales se encuentran dos del manierista Francisco Pacheco, suegro de Velázquez, situadas en una de las capillas.
Aquí dejo, unas muestras de ellas.
Queda mucho por ver, y mucho por decir. Una visita tan bien asesorada implica un tropel de datos inmenso para quienes lo recibimos, pero mi capacidad memorística está resintiéndose con el paso del tiempo. 
Agradezco encarecidamente a Mayeye, su dedicación a lo que quiere y le gusta, pero que no deja de ser un trabajo, y por supuesto la voluntad que pone para que nosotros podamos conocer parte de nuestra cultura, que a veces, vamos aparcando para ser sumidos en la rutina diaria, sin mirar a nuestro alrededor y contemplar y nutrirnos con nuestro Arte.