Translate

viernes, 13 de septiembre de 2013

Con respecto a la noticia reciente, de la llamada de atención que realizó la UNESCO a los rebeldes y al gobierno sirio con respecto a la preservación del Patrimonio Histórico, surgió la pregunta de que si el Patrimonio es víctima de los conflictos armados que, desgraciadamente, azotan con fuera los países de Oriente Medio.

Es cierto que, volviendo a la base cultural de aquellos que practican la guerra, el desconocimiento de sus propios orígenes, de su cultura, hacen que, una vez más, temamos por el Patrimonio Histórico.
Se podrían citar muchos legados arquitectónicos, artísticos, literarios, pictóricos, etc., que se han visto alterados de alguna manera, e incluso desaparecidos por completo por culpa de estas prácticas "comunes" en tierra hostil.

No olvidaré cuando supe, hace un tiempo, que la esfinge más famosa de Egipto, fué "campo y blanco" de maniobras para afinar las punterías de los señores soldados. También, como bien sabrán, los museos son el "meeting point" de aquellos que se prestan al saqueo, para obtener financiación para su particular guerra, uno de ellos se vivió de forma cercana durante los conflictos civiles a comienzos del siglo XX en España, con el Museo de Arqueología y demás. Saber que fundían las monedas de oro antiguas, para obtener dinero y continuar la estupidez, el expolio al que se ve sometido el territorio vencido, trasladando así el patrimonio cultural e histórico de una sociedad que lo ha heredado y que lo representa, a un lugar donde a veces se ha creído que estaría mejor. 

Sin contar lo que Napoleón "tomó prestado", los británicos que también "salvaron" según ellos, de posibles desperfectos  del Panteón de Atenas y el Erecteion, todos esos frisos que se contemplan ahora en el British Museum.... ¿se intenta salvar realmente el patrimonio desplazándolos a lugares "seguros?¿ o es una estrategia política y por tanto, económica del gobierno de un país para usar las obras con ánimo de lucro (y posterior marketing)? ¿Deben permanecer ese patrimonio en su lugar de origen y residencia, aunque sus gentes lo descuiden y los destruya, por respetar el principio de "si se traslada, deja de tener sentido en su origen"? ¿Debemos salvaguardar el patrimonio por encima de cualquier política, y  ética moral?...

Algunos autores piensan que sí, a todo, pero otros que no creen que el patrimonio de una cultura no pueda sobrevivir y tener el mismo significado y repercusión que para lo que fue concebida, solo por trasladarlo... pero, ¿qué piensan esos expertos en patrimonio cultural de todo esto, que nadie se pronuncia, ni nadie opina?
Digo yo, que menos mal que la UNESCO se ha encargado de decirles en otras palabras "mátense si quieren, pero dejen los documentos históricos quietos, que no deben culpa de nada".
Gracias a esos ataques frontales a la cultura y al arte de un país, existen comerciantes, compradores y vendedores de saqueos, expolios, hurtos, robos, etc... siempre salen unos ganando, y otros perdiendo. Imagino que cuando nos toque de cerca, nos plantearemos éstas preguntas, con la implicación personal que ello conlleva.

¡Saludos!