Translate

viernes, 11 de octubre de 2013

El Patrimonio bajo otros prismas.¿Una crisis de identidad?

Hoy quiero dedicar unas letras a algo que me revuelve poco a poco hasta convertirse en una molestosa gastritis, provocada por ciertas lecturas y ciertas visiones que he tenido que recopilar éstas atareadas semanas.

Han llegado a mis manos, gracias a otras muy implicadas en el tema del Patrimonio, unas noticias que lejos de parecer inquietantes, provocan a otras cosas menos amables y divertidas.
Por un lado, tenemos esta noticia que aparece en laverdad.es que hasta vergüenza debería tener yo en citarla siquiera, pero es mi deber tanto moral, como ciudadano exponerlo aquí.
Parece mentira que en el siglo que estamos y presumiendo de que somos el primer mundo (pero nadie ha dicho de qué clase de mundo se trata), aun nos topemos con realidades como éstas.
Me parece muy bien que cada uno defienda lo que le gusta, y que intenten mantener su espacio de ocio (que miren que no hay tipo de ocios) tal cual lo han conocido desde pequeños. En lo que no estoy de acuerdo en absoluto es de la imposición que, desde las altas esferas con las presiones de unos pocos, hacen para que el ocio de unos pocos, se convierta en la vergüenza y en la indignidad de otros muchos.
Sabemos de sobra que España se retrotrae a sí misma, intentándonos llevar por los angostos caminos del Averno, ante las manos del mismísimo Ades. No le basta al señor Wert con tocarnos en donde seguramente su señora madre le advirtió de mil formas y maneras que no se debe provocar a nadie, pero España duerme, señores, doy fe.
Ante este ATENTADO (con todo lo que abarca ese término y concepto), que me deja sin palabras de aliento, no diré más, porque si me dejan podría escribir un ensayo, de esos que hay que imprimir en el congreso de los diputados.
Volvemos al Patrimonio. De sobra es sabido que nuestros queridísimos políticos no están formados académicamente, y si lo están, tienen una nota bastante más baja de las que ahora osan pedirle al pueblo español (sí, ese que no se levanta). Al parecer estos señores y señoras, no tuvieron una formación en Historia, en filosofía, en Historia política, en Leyes (puesto que se saltan a la torera algunos de los artículos de la mismísima Constitución española, desde 1812 hasta 1978), no tienen ni idea de economía, ni balances fiscales, ni curva demográfica... qué lástima... con la de gente que hay en el instituto nacional de "desempleo" inscrita, tan altamente cualificadas...
Ante ese desconocimiento de ignorantes al poder (se me hace recordar a una obra de teatro), están los que responden a cuatro oídos que, bien sea por coerción, o coacción, intentan cambiar el curso para lo que ha sido concebida la idea de exponer ese Patrimonio, DE TODOS... señores políticos, DE TODOS.
Ya no sólo, pagamos la penitencia de vivir en un país de ignorantes (entiéndase que se generaliza porque si no, no se puede, y que me incluyo, por supuesto), los que una vez fueron baluarte de un pensamiento único y diferente, que gracias a su mente prodigiosa pudieron y llegaron ciertamente muy lejos en la Historia y en la ciencia... los ingleses nos sorprenden a estas alturas con esto

O bien no les llega el riego sanguíneo adecuadamente a sus cerebros, o el deshielo se está empezando a notar en esas latitudes. ¿Desde cuando se tapa unos restos humanos expuestos en un museo, porque dos o tres gatos, al parecer, les parece "indecoroso"? pero, ¿en qué se está convirtiendo la sociedad? a ver, ¿dónde está la cámara oculta?
¿Acaso nos estamos volviendo locos todos o qué? Desde luego, la hipocresía va en aumento, con la excusa de que hay que ser políticamente correctos para que los "amiguitos" no se enfaden, se cometen verdaderas tropelías y necedades como las que nos informa el diario en el enlace.

Menos mal que algo se contrapone a esta maraña de palurdos, con la noticia de que en París se expone en un museo la obra sobre la inmigración , ya que es y sigue siendo un tema candente en el país francófono. Desde luego, no intenta tapar con linos, ni disfrazar la realidad, ni siquiera pintarla de betún negro para oscurecer el tema como hicieron con la momia del pobre bosquimano (otra idiotez que se sacaron los ilustrísimos señores poderosos para tocar las narices y hacer publicidades de sus lugares de origen), ¡cuánto mal ha hecho el marketing!


Casa Museo de Colón, foto propia


Contra eso, y sin ir más lejos, nuestro Patrimonio más cercano, el que tocamos y vemos todos los días. Tuve la oportunidad de asistir a unos coloquios en Vegueta, en la Casa Museo de Colón, y en mi periplo, pude percatarme, con ayuda de comentarios negativos todos, con mi compañera Lola, de la malísima dedicación por parte de las entidades públicas, la dejación de sus funciones como fieles protectores, y bla bla bla bla que aparece en las cartas y recomendaciones de las que hablábamos hace unos días. 
Lástima de edificios en el mismo casco histórico de la ciudad. Un lugar de tránsito para turistas que nos visitan, nosotros mismos que nos visitamos, y a los que les gusta caminar y disfrutar de la vieja ciudad capitalina.

Esto nos encontramos desde el barranco Guiniguada, por la calle La Pelota y aledaños hasta la misma plaza del pilar nuevo. Unas fachadas de siglos, (ya sin interior, puesto que el contenido no está, a punto de venirse abajo la estructura desde el interior), abandonadas a su suerte y a ojos ciegos de las leyes y normativas escritas. ¿Protección de MI Patrimonio?, ¿perdón? habrá que revisar de nuevo el concepto Patrimonio, o revisar todas y cada una de las normativas vigentes que protegen el Patrimonio y castigan a aquellos que lo destruyen o lo alteran... y aquellos que lo dejan morir... ¿hay condenas para ellos?

Colón ante "su casa", foto propia con autorización de la retratada.


La cara buena de la Historia (porque entonces ya, mátenme), una chica, con la carrera de turismo acabada, en el paro, vocacional, que se ha prestado amablemente a que la fotografiara, aunque su nombre voy a preservarlo por derecho y política de protección de datos personales.
Esta chica se presta varios días a la semana para actuar como "marketing, publicista, guía turística, y lo que le echen) o sea, una "Tourist info" en toda regla, completamente gratis (más que nada porque nadie le quiere pagar), y ella acepta la voluntad de aquellos que se le acercan a fotografiarla, o preguntarle cualquier cosa, ya que también controla cafeterías y restaurantes para comer bien y barato.
Pidió permisos tanto a la Casa Museo de Colón para estar en la puerta ataviada de esta guisa, y por supuestísimo al arruinadísisisisisimo ayuntamiento de Las Palmas, que, por lo menos, ya que no se les ve el detalle de fomentar el turismo en la capital, no le han puesto "pegas" para estar en ese rinconcito de nuestra memoria colectiva.

Lástima de profesionales que valen, que son vocacionales, desinteresados, gente que hacen de sus profesiones sus vidas, y las realiza con amor y dedicación. Gente que en vez de coger otros rumbos más drásticos para acabar con la desesperación de sus situaciones económicas, laborales, sociales, familiares, etc, prefieren dedicarse a los demás, con tal de NO HACER NADA, que es en lo que nos está empujando a hacer, la economía y la política de esta España aun no recuperada de la pérdida de su poder y la decadencia de su Imperio de antaño. 
Pues, ¡despierta España, que ya estás mayor, y te estás "cayendo a cachos"!